Free HTML5 Bootstrap

Taller literario

El día 2 de noviembre nos vino a visitar desde los Andenes, Guillermo de Jorge. Un ex alumno del colegio que ejerce la profesión de militar y además es escritor. Honradez, honestidad y humildad son tres de los inquebrantables valores de Guillermo de Jorge (Santa Cruz De Tenerife, 1976), de padre sierraleonés y madre canaria, quien en su última obra Afganistán: diario de un soldado de 200 páginas, recopila los versos que cada día escribía tras las duras jornadas en Afganistán, donde estuvo destinado en el invierno de 2011 y hasta 2012. Este escritor que ha publicado una docena de libros, describe sin tapujos su desgarrador testimonio desarrollando una profesión que adora, pero en la que hay que ser muy fuerte. Guillermo se sincera con el lector, como cuando perdió la vida en combate del sargento primero Joaquín Moya: - ``Supe del silencio cuando, el día más inesperado, nos cosieron a balazos-´´, describe el tinerfeño en el poema que le dedica a su compañero caído. Cuenta el tinerfeño, casado y padre de tres hijos que para los militares:``-todos los días son lunes. Por eso, el momento para escribir sólo llegaba al final de la jornada, el único tiempo de intimidad que tenemos, que es cuando comienza el aseo y sólo lavarse los dientes en un gesto de mimo personal. Es cuando te reconstruyes de nuevo como persona-´´, resume el poeta. En esta visita realizamos un taller literario, que consistió en dividirnos en grupos compuestos de cuatro o cinco miembros. En los cuales, cada miembro del grupo tenía una faceta distinta al otro (actor, productor, director y guionista), para poder representar la obra literaria. Estos son los roles que cada uno en su grupo tenía que desempeñar: Los actores: se encargaban de representar la obra que les había tocado, la cual ensayaron con Guillermo en la clase. Este les enseñó un poco cómo actuar y representar la obra. El guionista: debía buscar información sobre el autor de la obra y también investigar sobre más obras que había escrito. El productor: se encargaba de buscar mediante el guión que tuvieron que representar, una palabra o frase significativas donde se viera reflejado el tema del que trataba la propia obra. El director: era el primero en hablar, decía de qué trataba la obra de su grupo y presentaba a los demás miembros. También tuvo que inventarse el nombre del grupo ya que nos hacíamos pasar por una organizadora de producción muy importante. Tuvimos una hora para preparar la representación, una vez terminada la hora, nos dispusimos a representar las respectivas obras de cada grupo en la clase, algo que fue muy entretenido y lo pasamos muy bien. Este tipo de actividades nos gustan bastante porque pasamos un rato muy divertido haciendo algo diferente a lo habitual, ya que en clase no desarrollamos este tipo de actividades, y descubrimos la dificultad que tiene el hacer una obra o película y, lo más importante que es el trabajo cooperativo. Disfrutamos mucho con este taller literario de la mano de un escritor canario y antiguo alumno y esperamos volver a repetirlo algún día.

Oliver José Acosta Cabrera y Chaxiraxi Martín Ramos 4º ESO.

Services

  • Web Design
  • e-Commerce
  • Logo & Branding
  • Packaging